La aventura apenas comienza

Arquitectura de Róterdam

Sertravel_Imagen_Blog_Roterdam

Tenía que ser Róterdam la pionera en un hito sin precedentes: bandeja el arte más oculto. Desde el pasado 6 de noviembre las puertas del Depot Boijmans permanecen abiertas dispuestas a romper prejuicios. A eliminar barreras. Ya está aquí el primer depósito de arte del mundo accesible al público.

Ha llegado, sí, y lo ha hecho a lo grande, como se hace todo en esta ciudad: construyendo como sede un edificio que ha pasado a convertirse, ipso facto, en todo un icono arquitectónico roterdamés. Hace 4 años y medio se colocó la primera piedra y hoy, siendo ya una realidad, miles de locales y foráneos se acercan a él para contemplarlo. También lo hacemos nosotros, por supuesto: la belleza y extravagancia de su revolucionaria forma no dejan indiferente a nadie.

Depot Boijmans

Por eso, antes de acceder a su interior y descubrir qué sorpresas deparan sus entrañas, nos paramos a observar desde fuera. Vernos reflejados en los más de mil espejos —1.664, para ser exactos— que recubren la fachada, será lo primero que busquemos. Es lo que hace que el Depot Boijmans parezca absolutamente integrado en su ubicación, abrazado por el resto de edificios que lo rodean, regalando un lienzo que muta lentamente, al ritmo de la propia ciudad. Su forma ovoide —hay quienes dicen que recuerda a una maceta gigante— fue proyectada por el estudio neerlandés MVRDV, dirigido por Winy Maas, que defiende la arquitectura como un trabajo artístico completo.

Y resulta que la magnífica estructura alzada en medio del Museumpark destaca, vaya si lo hace. A un lado, le acompaña el Het Nieuwe Instituut —centro dedicado a la arquitectura y al diseño—, y al otro, el vetusto edificio del museo Boijmans van Beuningen, cuyo fondo queda resguardado en el interior de la novedosa construcción.

Museum Boijmans

Y si visitarlo es ya todo un acontecimiento, hacerlo de la mano de Francesco Stocchi, comisario del museo, es insuperable. El italiano nos contagia su pasión por el arte con cada revelación: cuenta que cuando se concibió el Depot, el extenso fondo del Boijmans se hallaba dividido en hasta cinco almacenes diferentes repartidos por toda la región, algo que suponía un alto coste y ninguna practicidad. Uno de ellos, además, se encontraba en los sótanos del museo, con el riesgo que conllevaba verse afectado por, a consecuencia del cambio climático, las crecidas del mar y las inundaciones.

Abrimos bien los ojos ante la fantasía artística desplegada: esta especie de Tetris vertical de cristaleras y escaleras, de puertas cerradas y salas de restauración a modo de escaparate, nos dejan sin palabras: el Depot nos entrega su alma de múltiples maneras. En los rincones más insospechados, pero a la vez más visibles, hasta 13 enormes vitrinas contenedoras de obras de arte muestran un pequeño ejemplo de lo que atesoran sus cámaras. En una de ellas se exponen las últimas adquisiciones. Otras, muestran retratos o vasijas. Las hay que incluso contienen singulares obras de arte contemporáneo: el Depot cuenta con hasta 151 mil piezas correspondientes a siete siglos de historia del arte, desde 1400 hasta ahora.

Retrato de Armand Roulin

Facebook
Email
Twitter
Pinterest

1 comentario en “Arquitectura de Róterdam”

Deja un comentario

+ Más Artículos

Donde vivir en este 2022

¿Qué debe tener una ciudad para ser la mejor del mundo en términos de habitabilidad? El ranking de Global Finance 2022 ha seleccionado una lista

Leer Más..

+ Artículos Relacionados

Ir arriba

A disfrutar se Dijo mijito, aprovecha el tour completo

¿Dudas? Contáctanos